15 ago. 2008

cantos nocturnos

Tu nombre visita mis recuerdos,
me visita y se queda,
me llama.
Le escucho con ternura,
con nostalgia,
con la estéril esperanza de volver a acorralarte,
de mirarte llegar con tu sonrisa,
con esos pasos de gigante
que aún sacuden mis paredes.

Tus cabellos
se han perdido entre mis dedos.
Los retengo, los miro
y no me alcanza el dolor para llorarte,
para extrañar las noches de tristeza,
los días sin pan
y ese mundo eterno que juramos construir
y que dejé escapar por darte otro,
un mundo nuevo,
un mundo libre.

Ahora estamos solos.
Ya no hay palabras que devuelvan lo perdido.
Sólo quedan ojos vacíos y tristes,
vacíos de esperanza,
vacíos de todo.

Tus recuerdos me golpean
cada vez que alzo el grito,
cuando juro consecuencia,
cuando celebro los ejes,
porque no podrán jugarse la piel que tú me diste
y en cada lectura te veo
y te vuelvo a encontrar entre estos versos
aunque ya nada sea igual.

¿Entonces qué nos queda?
Continuar este camino
que promete revivir las horas muertas del ayer,
los días claros de los actos colectivos,
las horas de lucha de otros pasajeros
que han vivido más dolor que el mío y que el tuyo,
por eso mis canciones de noche buscarán tus sueños tibios
y te pedirán perdón
hasta que comprendas el por qué de mi ausencia
y hasta que llegue la hora de la felicidad;
hasta ese entonces
mis cantos nocturnos esperan por ti

12 ago. 2008

invitación a la vida heroica para la cenicienta lunar

¿la batalla de anoche alcanzará para almorzar?
tus piernas cansadas preguntan lo mismo
tus ojos mojados preguntan lo mismo
tu niño vacío pregunta lo mismo
y la respuesta la dicta una tripa sangrienta
que llora conciertos de ausencias concretas
y crees que el hambre te inoculó en esa esquina,
te vistió de cenicienta lunar
y te obligó a besar sapos vestidos de futuro.

tú sabes que existe un ladrón antiguo y poderoso
uno que viaja de región en región
con los ojos inyectados de ira.
ese señor se llevó nuestro mesa
y sus consortes nos robaron los dientes.
ellos son nuestros verdugos lagartos
y con sus báculos golpean sin piedad.

y sin embargo le envidias
pero las quimeras no dan de comer
porque son sólo quimeras
la esperanza en cambio es un pan colectivo
disfrazado de cuarto menguante
vestido de miedos envalentonados
¡es un pan que se come con sonrisas!

la esperanza tiene tu rostro
yo la vi envejecida por el peso de una moneda
pero no la he visto muerta ni lacónica
ni la veré muerta ni lacónica
porque no la quiero muerta ni lacónica.
la esperanza es un camino pedregoso
se recorre lentamente
bajo el sol que quema las entrañas,
entre campos de ciudad .
ya sabemos que es delito pontificar sobre lo indiscutible
pero esta noche no apetezco ver tristezas
quiero que sonrías
que sepas que estás viva
que alguien te invita a la heroicidad
aunque las várices revienten en tus piernas
y tu niño te contagie su hambre en la mirada.

esta noche cambiaremos al mundo
para que otras cenicientas lunares no padezcan como tú,
para que otros sapos no trafiquen con tus besos
y otros niños vacíos de esperanza tengan qué comer.

esta noche te toca levantar tu canto primero
y mañana el coro será universal.

1 ago. 2008

el moro se ha ido

Dedicado a Gabriel y su ejemplo.

el moro se ha ido
un largo y caluroso camino lo acompaña
su mirada se fue triste
acongojada
preguntó si volvería a vernos
nadie sabía qué responder
cogió sus recuerdos
y los ató a la primera piedra que encontró bajo sus lágrimas

su mirada seguía triste, enrojecida
ardida de sólo pensar en las ausencias
sus huellas intentaron el retorno
pero su cuerpo ya se había ido

el mar de arriba tomó un color oscuro
se escucharon nuevos ríos
piedras frescas atacaron sus pasos
y un rayo fulminante acabó con su existencia

al llegar a su destino retomó la vida que dejó
se vistió de un nuevo traje
cogió una nueva historia
y la escribió sobre una piedra que encontró
bajo sus lágrimas

y aunque el moro se haya ido
sus recuerdos permanecen aquí
intactos y completos
intactos y felices
atados a la piedra donde los dejó.
 

((( Cantos Nocturnos ))). Copyright 2009 | Todos los derechos reservados |